Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cómo Superar los Bloqueos en el Desarrollo de una Tesis – No me hables de la tesis Podcast

En el ámbito académico, es común encontrarse con bloqueos que parecen impedir el progreso de un proyecto. En un reciente episodio del podcast «No Me Hables de la Tesis», dirigido por Jacqueline Hurtado de Barrera, este tema fue el centro de atención. Junto a la investigadora Liliana, exploraron las causas y soluciones a este desafío. A continuación, te presentamos las valiosas reflexiones y consejos compartidos.

El bloqueo y la frustración en la investigación

Liliana expresó cómo, en ocasiones, se siente paralizada por la sensación de no poder avanzar, a pesar de sus constantes esfuerzos; y describió, incluso, cómo en ocasiones se siente atrapada en un ciclo de no poder avanzar, a pesar de sus esfuerzos diarios por buscar información y escribir. Esos momentos, cuando se siente que las ideas no fluyen o que la información no es adecuada, pueden ser sumamente frustrantes. La doctora. Jacqueline destacó que esta experiencia es común y que no representa un problema grave, pero es fundamental entender las características del proceso investigativo y las reacciones que éste puede provocar.

¿Cómo identificar los orígenes o detonantes de la frustración?

  • Expectativas no realistas: Uno de los principales detonantes es establecer expectativas poco realistas para uno mismo. Esto puede incluir esperar tener un avance diario masivo o creer que la investigación siempre será fluida sin ningún obstáculo.
  • Comparación con otros: Comparar nuestro progreso con el de otros puede ser perjudicial. Cada investigación es única, y cada investigador tiene su ritmo y enfoque. Medir nuestro progreso contra el de alguien más, puede llevar rápidamente a la frustración.
  • Falta de claridad: No tener un objetivo o dirección clara en la investigación puede llevar a sentirse perdido y, en última instancia, a la frustración. Una investigación sin una pregunta clara puede sentirse como navegar sin un mapa.
  • Sobrecarga de información: En la era digital, hay una inmensidad de información disponible. Sumergirse en demasiadas fuentes sin filtrar adecuadamente las que son realmente pertinentes puede resultar abrumador y contraproducente.
  • Miedo al fracaso: El temor a que nuestra investigación no sea valiosa, original o aceptada puede ser un gran detonante de frustración. Este miedo puede paralizar y llevar a cuestionar constantemente cada paso que se da.
  • Interrupciones Constantes: Trabajar en un ambiente con constantes interrupciones o distracciones puede romper el flujo de trabajo y ser una fuente de frustración. Esto es especialmente cierto si esas interrupciones impiden retomar el trabajo rápidamente, pues cuando se deja de trabajar en la investigación por un tiempo, retomar el hilo puede ser complicado.
  • Presión externa: Ya sea por fechas límite, expectativas de tutores, o la necesidad de publicar, la presión externa puede aumentar la carga emocional y conducir a la frustración.

Identificación de patrones de bloqueo

Los bloqueos mentales no ocurren al azar. Al analizar detenidamente nuestras rutinas y hábitos, es posible identificar patrones que desencadenan estos bloqueos. Durante la charla, Liliana destacó que los comienzos de semana eran especialmente difíciles para retomar el ritmo de trabajo, en parte debido a los descansos del fin de semana. Esta desorientación no es exclusiva de Liliana; muchos investigadores y estudiantes experimentan una especie de «parálisis del lunes», donde la inercia del descanso hace que reanudar la investigación se sienta como una montaña empinada.

Además, períodos prolongados de inactividad, como las vacaciones, pueden intensificar esta sensación. Si durante estos periodos se deja de lado la tesis o investigación, retomarla puede resultar abrumador. Es como si el hilo conductor de nuestros pensamientos e ideas se perdiera y tuviéramos que comenzar desde cero. Identificar estos patrones es el primer paso para anticipar y contrarrestar los bloqueos. Por ello una recomendación es no suspender el trabajo mientras no se haya culminado la investigación.Si hay períodos de vacaciones o de descanso, es importante mantener el contacto con la temática, a través de lecturas, aunque sean breves, acerca del tema. También el llevar una libreta de notas para anotar ideas en ciertos momentos de reflexión, puede ser útil.

La rutina en la investigación

El proceso de investigación requiere de una rutina de trabajo. Es como la ley de la inercia: comenzar puede ser difícil y requerir un esfuerzo adicional, pero una vez que se está en movimiento, el avance parece más fluido. Las interrupciones, ya sea por viajes, descansos o eventualidades, pueden romper esta rutina y causar la sensación de estancamiento. Iniciar es el desafío más grande, pero una vez que el ritmo se establece, el trabajo fluye con mayor facilidad. Interrupciones, incluso pequeñas, pueden desestabilizar este ritmo. En este sentido, una de las primeras tareas a realizar cuando se inicia una investigación, es crear una rutina de trabajo.

Estrategias para superar el bloqueo

La superación de bloqueos en la investigación requiere tanto de técnicas específicas como de un cambio de mentalidad. A continuación, se detallan algunas estrategias discutidas en el podcast y otras complementarias:

  • Técnica Pomodoro: Mencionada por Liliana, esta técnica implica trabajar intensamente durante 25 minutos y luego tomar un descanso de 5 minutos. Esta estructura de trabajo y descanso puede ayudar a mantener la concentración y reducir la fatiga mental.
  • Revisar lo ya escrito: La doctora Jacqueline y Liliana concordaron en que leer lo que ya se ha escrito puede ser una excelente manera de retomar el hilo del trabajo para reorientarse.
  • Mantener un ambiente: Crear un ambiente de trabajo exclusivo para el investigador puede brindar una estabilidad, además facilita retomar el trabajo cada vez que sea necesario.
  • Meditación y respiración profunda: Tomarse un momento para meditar o simplemente respirar profundamente puede ayudar a calmar la mente, reducir la ansiedad y restaurar la claridad mental.
  • Establecer rutinas diarias: La dra. Jacqueline enfatizó la importancia de mantener una rutina de investigación. Establecer horarios fijos de trabajo puede crear un sentido de disciplina y responsabilidad.
  • Pequeños pasos: En lugar de sentirse abrumado por la magnitud de la tarea, es recomendable dividir el trabajo en pasos manejables. Al centrarse en pequeñas tareas, se avanza gradualmente y se evita la parálisis.
  • Comunicación: Hablar con colegas, tutores o incluso con amigos sobre el bloqueo puede ofrecer nuevas perspectivas y soluciones.

Dirigir una tesis o realizar una investigación es un camino lleno de retos. Sin embargo, con la guía y las reflexiones ofrecidas por la doctora Jacqueline Hurtado de Barrera y la experiencia de Liliana, es claro que, con adaptabilidad, persistencia y el apoyo correcto, es posible superar cualquier bloqueo.

 

Heading Sub Title

Comparte este post

Deja una respuesta

Heading Sub Title

Post Relacionados

X

Suscríbete

Formulario de Suscripción

Abrir chat
Saber Investigar
Hola! te damos la bienvenida.
¿En qué podemos ayudarte?