Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Crear una disciplina de trabajo

Jacqueline Hurtado de Barrera

Una de las razones por las cuales algunos investigadores no logran culminar su trabajo de investigación es porque no crean una disciplina de trabajo. Comúnmente se piensa que los investigadores son personas que no tienen otras ocupaciones más que investigar, y por eso algunas personas esperan hasta terminar su programa de formación para comenzar la investigación. Pero eso no funciona de esa manera.

Lo cierto es que los investigadores son personas con ocupaciones, familia, trabajo, y con los mismos problemas que tienen todos los demás.

Esperar que haya un tiempo ideal para investigar es utópico. Por eso para involucrarse en un proceso de investigación es necesario crear una disciplina de trabajo, un tiempo específico para investigar qué forme parte de la rutina como el resto de las actividades personales y laborales. Si esto no se logra, la persona estará soltando y retomando cada etapa de la investigación de forma intermitente y no podrá culminarla, porque cada vez que se deja de investigar es más difícil volver a retomar el trabajo.

¿Cómo crear la rutina de trabajo para investigar? A través de la práctica repetitiva y habitual, hasta que sea parte natural del quehacer cotidiano: Algunas sugerencias para lograr esto son las siguientes:

  • Primero, identifica una hora en la cual sueles ser muy productivo. Para algunas personas son las mañanas para otras son las noches. Debes identificar el momento ideal para ti.
  • Segundo, acomoda tu horario para dejar por lo menos una hora diaria para tu investigación, en el horario que hayas identificado como productivo Esta es la parte más difícil porque todas las demás ocupaciones parecerán más importantes y urgentes, y siempre encontrarás una excusa para hacer otras cosas a la hora de investigar.
  • Tercero, redistribuye los horarios de ciertas actividades, para dejar libre la hora de investigar.
  • Cuarto, delega algunas actividades que acostumbras realizar. Para esto último el apoyo de la familia o de las personas que conviven contigo es fundamental.

Estas son acciones conscientes e intencionales. Si no se realizan, el tiempo para investigar no aparece solo. También es importante reorganizar las prioridades. Las personas tienen ciertas prioridades en ciertos momentos, pero la investigación debe ser prioridad en las horas que se le han asignado. De lo contrario se convertirá en una urgencia cuando el tiempo de entrega esté cerca, por lo cual generará estrés y traumatismos en la rutina del resto de las actividades.

Una vez que la rutina para investigar se instaura, todo se facilita y las actividades fluyen de forma natural. De esta manera, desarrollar la investigación será una tarea agradable y motivante.

 

Heading Sub Title

Comparte este post

Deja una respuesta

Heading Sub Title

Post Relacionados

X

Suscríbete

Formulario de Suscripción

Abrir chat
Saber Investigar
Hola! te damos la bienvenida.
¿En qué podemos ayudarte?